¿CÓMO LLEGÓ EL AUSTRALIAN COBBERDOG A NUESTRO PAÍS?


Antes de traer el Australian Cobberdog a nuestro país, decidimos viajar a su país de origen, Australia, para conocer in situ a la raza y sus criadores. De esta manera podríamos seleccionar los mejores ejemplares para nuestro programa de cría.

cachorro de labradoodle australian cobberdog dogking

Viaje a Australia en busca del Australian Cobberdog

A pesar de la gran popularidad que tiene esta raza en el mundo entero, hasta ahora la cría de Australian Cobberdog era inexistente en nuestro país. Es extraño teniendo en cuenta el potencial que puede tener un perro hipoalergénico concebido para hacer trabajos de terapia y asistencia. Por lo que conocíamos de la raza, era estupenda como perro de familia y, en especial, para familias con necesidades especiales, fue por eso que empezamos a plantearnos incluir al Australian Cobberdog en nuestro programa de cría. Sin embargo, y a pesar de que nos saldría muchísimo más económico y cómodo, para plantear la viabilidad del proyecto no podíamos conformarnos con contactar con algún criador e importar varios Australian Cobberdog.
Con Internet se puede encontrar prácticamente cualquier información que estemos buscando, aunque es difícil que una pantalla, por muchos vídeos que veamos, pueda sustituir a la experiencia real cuando se trata de sentir a un perro. Fue por eso que decidimos viajar a Australia durante casi 24 horas de vuelo para conocer de primera mano cómo eran los Australian Cobberdogs, si realmente podían hacer un buen trabajo de terapia y asistencia, y cuales eran las experiencias de los criadores de esa raza.
DOGKING, ¿Cómo llegó el Australian Cobberdog a nuestro país?

En busca de los orígenes del Australian Cobberdog

Aunque mucho se ha escrito sobre cómo surgió la raza, queríamos conocer la historia de primera mano. Sus orígenes se remontan al Labradoodle, un cruce entre caniche y labrador. Para ello tuvimos que emplearnos a fondo para dar con Wally Conron, el creador del Labradoodle, que ya estaba retirado en una finca en la zona rural de Melbourne. Nadie como él conocía mejor el propósito del Labradoodle, cruce inicial que acabó convirtiéndose en la raza Australian Cobberdog, y queríamos conocerle para que nos diera sus impresiones. Aquí puedes leer al completo la historia de la raza Labradoodle que él mismo nos contó mientras probábamos las famosas chocolatinas australianas Tim Tam que amablemente nos había ofrecido.

Comenzó contándonos la historia de cómo surgió el criar labradoodle, que era para una mujer ciega cuyo marido tenía alergia. Fue entonces cuando se propuso crear una raza nueva que consiguiera el pelo sin muda del caniche pero sin el nerviosismo de este. Hizo mucho hincapié en que no se trata simplemente de cruzar un labrador y un caniche. Se trataba se desarrollar el cruce inicial de Labrador y Caniche para convertirlo en una raza estable con unas características óptimas para ser un perro hipoalergénico de terapia y asistencia. Él comenzó criando los estándar, que eran una talla grande de perros y su programa de cría era muy estudiado y estricto. Es por esto que consiguió muy buenos perros, con un temperamento realmente bueno y un pelaje que no mudaba. Y por eso, 29 de los 31 perros que se seleccionaron para desempeñar su labor como perros guía consiguieron servir como tales.

DOGKING, ¿Cómo llegó el Australian Cobberdog a nuestro país?
Pero tuvo que abandonar la crianza de esta raza debido a múltiples amenazas que recibió. Fueron tan intensas, violentas y repetitivas las advertencias por parte de otros criadores para que parase su actividad que decidió retirarse del mundo de la cría durante más de 20 años y renegar de la propia raza que había creado. Otros siguieron las estela que el había dejado viendo la popularidad que la raza había alcanzado sin otro ánimo que el de hacer dinero. Fue así como apareció un temperamento demasiado agitado e hiperactivo. A parte, esto abrió la veda de muchos criadores que comenzaron a cruzar puras razas creando esperpentos sin ningún tipo de finalidad más que el dinero. Su conclusión es que él no está en contra de la raza Australian Cobberdog o del Labradoodle en sí, sino en como se ha desarrollado a partir de que él dejara de hacerlo. Por suerte, algunos criadores decidieron distanciarse de esa mala tendencia y realizar una cría responsable cuidando que los cachorros tuvieran un buen temperamento y siguieran siendo Allergy Friendly. Fues así como del cruce llamado Labradoodle se consolidó la raza Australian Cobberdog.

Para terminar, nos contó que estaba terminando su propia biografía y para despedirse nos enseña un antiguo álbum de fotos y recortes de prensa en los que le mencionan a él y a los labradoodles. Una de sus fotos favoritas es la que aparece con con uno de sus primeros labradoodles de asistencia, un ejemplar de color claro y tamaño imponente pero con unas facciones muy amables.


En busca del Australian Cobberdog como perro de terapia y asistencia

Como nos contaba Wally Conron, el Labradoodle se desarrolló como raza llamándose Australian Cobberdog para ser un perro de terapia y asistencia hipoalergénico. Esto nos interesaba enormemente, pues si finalmente nos traíamos el Australian Cobberdog a España sería porque realmente podía ejercer esa labor y ayudar a más familias con necesidades especiales en nuestro país. Puede parecer algo muy secundario, pero un pelo hipoalergénico como el del Australian Cobberdog realmente puede ser muy beneficioso en los trabajos de terapia y asistencia por tres razones:

  • Para todos los centros

    En caso de que el Australian Cobberdog se utilizara para hacer terapias en diferentes centros, la suciedad no sería un impedimento para que las diferentes instituciones pudieran incluir terapias asistidas con perros en su programa educativo ya que el Australian Cobberdog no suelta pelo y sus intervenciones no implicarían un servicio extra de limpieza.
  • Para todas las familias

    Las familias con necesidades especiales que tengan algún miembro con alergia a los perros podrán beneficiarse de todo lo que un perro de terapia y asistencia puede aportarles. Si el perro no fuera un Australian Cobberdog, estas familias se verían excluidas.
  • Para facilitar el día a día

    Por otra parte, las familias con necesidades especiales tienen horarios muy complejos en los que tienen que hacer malabarismos para combinar, por ejemplo, el colegio, con las visitas al médico, las sesiones de fisioterapia o el psicólogo y las actividades extraescolares. Su día a día suele ser más difícil por lo que ahorrarles la molestia de tener que lidiar con los pelos que suelta un perro es algo que les puede facilitar mucho su convivencia con el animal.
  • Por eso, cuando estuvimos en Australia quisimos conocer la opinión de los profesionales de la terapia y la asistencia a la hora de trabajar con el Australian Cobberdog. Nos entrevistamos con Kevin Picker, el presidente del Centre for Service Therapy Dogs, que nos presentó a Spoty, su pastor australiano que hace de perro de asistencia a su hijo con autismo. Cuando le contamos como es nuestro programa de perros de terapia se sorprendió muy positivamente pues es muy parecido al suyo. Según él, la actual industria de perros de terapia en Australia se limita a criar un perro, entregarlo a una familia y ofrecerle un seguimiento de una sola semana. A diferencia de esto, su centro y DOGKING coinciden en hacer un seguimiento mucho más extenso que garantice el vínculo entre el perro y el usuario. Su centro trabaja con diferentes criadores de diferentes razas y seleccionan cachorros y raza conociendo bien la línea genética y escogiéndolos según la necesidad que tengan que cubrir. Entre las razas con las que trabajan, cuentan con Australian Cobberdogs ya que presenta un carácter equilibrado y un pelo hipoalergénico, algo que les hace ser unos perros de terapia y asistencia excepcionales.

    DOGKING, ¿Cómo llegó el Australian Cobberdog a nuestro país?
    También nos entrevistamos con los responsables del centro Tamaruke que con su programa de cría tienen los tamaños miniatura, mediano y estándar y con los tres tamaños realizan trabajos de terapia en familias, colegios y hospitales. Según nos cuentan, todos sus perros son aptos para servir como perros de terapia y a los 10 meses comienzan a entrenarlos para ser entregados a familias o instituciones que pueden realizar terapias con ellos. Para mantener su certificación de perro de terapia, los perros deben volver al centro anualmente para asegurarse que siguen realizando bien su trabajo.


    DOGKING, ¿Cómo llegó el Australian Cobberdog a nuestro país?

    En busca de los mejores ejemplares de Australian Cobberdog

    Conociendo de primera mano la historia del Australian Cobberdog, y lo bien que trabaja esta raza en la terapia y asistencia, decidimos ponernos manos a la obra y buscar los mejores ejemplares para poder empezar nuestro programa de cría en nuestro país. Nuestro criterio principal es que fueran perros sanos libres de enfermedades hereditarias con un temperamento equilibrado, aunque también queríamos que la línea genética estuvieran bien consolidada para que las características positivas de los padres la tuvieran también sus cachorros. Esto puede parecer algo bastante sencillo pero nada más lejos de la realidad. Como nos comentaba Wally Conron, muchos criadores se dedicaron a hacer cruces de Labrador y Caniche sin ningún tipo de criterio simplemente para hacer dinero, lo cuál dio lugar a perros que no mantenían el estándar que buscábamos, y nos encontramos con criadores cuyos perros tenían características no estabilizadas y temperamentos que no son los deseables. Básicamente, la mayoría de los criadores tenían Labradoodles con una genética poco estable ya que se trataba de cruces sin una consistencia entre padres y su descendencia.

    Después de muchas entrevistas con diferentes criadores, finalmente dimos con Mellodie Woolley, una de las fundadoras de la raza que más activamente colaboraron en el establecimiento del estándar de Australian Cobberdog ( Labradoodle ) y que actualmente estaba centrada en una línea muy estable, sana y con un buen temperamento para trabajos de terapia y asistencia, tal como marca el objetivo de la raza.

    Comenzamos explicándole cual era nuestra labor y por qué queríamos introducir al Australian Cobberdog dentro de nuestro programa. Mellodie se mostraba entusiasmada y nos comentó que ella también estaba haciendo trabajos con niños autistas y con síndrome de Down y que realmente estaba viendo que los perros eran capaces de producir un cambio muy positivo en estos niños. Una vez hemos podido interactuar con los Australian Cobberdog adultos, nos muestra tres cachorros (dos chocolate y uno dorado de unos dos meses). Son adorables. Perros bonitos, simpáticos, equilibrados, que buscan continuamente la mirada y aunque juguetones no son demasiado nerviosos. A continuación nos enseña una camada de Australian Cobberdog de 3 semanas y otra de 2 semanas y nos anima a cogerlos para ir introduciéndolos en el contacto humano.

    DOGKING, ¿Cómo llegó el Australian Cobberdog a nuestro país?
    Viendo la alta calidad de sus Australian Cobberdog, le decimos que nos gustaría poder incluir al Australian Cobberdog dentro de nuestro programa de cría para poderlos formar como perros de terapia y asistencia. Mellodie se muestra entusiasmada con la idea pues le gustaría mucho que sus perros pudieran hacer ese trabajo con nosotros y nos ofrece muy encarecidamente su ayuda para ayudarnos a criar esta raza. Nos hace una demostración de las grandes habilidades del Australian Cobberdog como perro de terapia y asistencia con su perra Whisper, una Australian Cobberdog de color negro y tamaño estándar certificada como perro de asistencia.


    El primer Australian Cobberdog en España

    Tras conocer a Mellodie, y a sus Cobberdogs, tomamos nuestro avión de vuelta a España y tres meses después teníamos a la primera camada de Australian Cobberdogs en nuestro país. Se trataba de los hijos de Whisper, la Australian Cobberdog que estaba certificada como perro de asistencia y habíamos conocido en Australia. Eran 5 cachorros, 2 machos y 3 hembras de color rojo y uno negro y de tamaño estándar. Se criaron en la casa de nuestro educador canino, Antonio Dávalos, que se encargó de socializarlos y entrenarlos para convertirlos en unos perros de terapia y asistencia sin precedentes.


    Volver

    AUSTRALIAN COBBERDOG

    El Australian Cobberdog, popularmente conocido como Labradoodle, es la primera raza en el mundo desarrollada para realizar a la perfección trabajos de terapia y asistencia. Es hipoalergénico, con un temperamento muy equilibrado, pacífico y muy fácil de entrenar. Es por ello que esta raza ha sido seleccionada para formar el equipo de perros de terapia para los proyectos solidarios que estamos realizando con FEDER (Federación Española de Enfermedes Raras).

    comprar perro australian cobberdog labradoodle

    Cachorros disponibles
    Australian Cobberdog

    LABRADOR RETRIEVER

    Nuestros Labradores Retriever han demostrado en innumerables ocasiones su excepcional capacidad como perro de asistencia. Una salud fuerte, un temperamento equilibrado y una gran inteligencia define a los Labradores DOGKING. Por estos motivos, nuestra línea genética ha sido seleccionada para formar a nuestros Labradores Retriever como perros guías y terapeutas caninos, dos de los trabajos más exigentes para un perro.

    comprar perro labrador retriever

    Cachorros disponibles
    Labrador

    comprar perro cachorro

    93 590 93 97

    Contáctenos para más información, consultas y citas

    Contacto