CUANDO UN PERRO TE CAMBIA LA VIDA


Esta es la historia de una familia que compró su cachorro en DOGKING pero no tuvieron mucha suerte con él y las circunstancias en las que se vieron, así que tuvieron que despedirse de él y recibir a la labradora Maya. Una perra que se convirtió en la mejor medicina que podían tener y cambio su vida para siempre.

labrador recibiendo caricias

Un perro que no era para ellos

Él no veía nada claro lo de tener perro. Nunca le habían gustado. Los gatos sí, pero los perros le fastidiaban. Eran pelo, suciedad, babas… Sin embargo su mujer y sus dos hijas estaban deseando poder compartir su vida con uno. Y fue tal la insistencia que finalmente aceptó.

Por internet dio con DOGKING y junto a toda la familia se acercó a conocernos. Y cuando volvía a casa llevaba en sus brazos a un golden retriever precioso. Sin embargo, con el paso de las semanas él vio como se reforzaba su mala concepción acerca de los perros. Ese cachorro precioso se había convertido en un tirano. Agresivo y con mal genio que no permitía más que lo que deseaba. Así que al perro se le instaló en el jardín y a las niñas se les prohibió ir a verlo por miedo a que pudiera hacerles daño.

Se convirtió en un problema. Más aún cuando de la noche a la mañana a su mujer le diagnosticaron cáncer. “Evitar el estrés” es la regla numero uno para lidiar con esta enfermedad pero, ¿qué tranquilidad puede haber en casa cuando un perro agresivo la pone constantemente en entredicho?

Fue así como se decidió a ir a hablar con Antonio, el adiestrador y director de DOGKING, y le plateó el problema que tenía.Tras evaluar la situación, comprender que la familia estaba sufriendo y que el perro tampoco estaba bien con su familia, Antonio decidió proponerle un cambio: DOGKING se quedaría con el perro que tenían y lo rehabilitarían, y a cambio les ofrecían un nuevo perro elegido personalmente para esta familia ahora que ya los conocía más.

Él realmente no quería saber nada más de perros, ni de este ni de ningún otro pero al comentarlo en casa tanto su mujer como sus hijas acogieron la idea con entusiasmo. Y así fue como apareció Maya en sus vidas.


Maya se convirtió en la mejor medicina

No se lo podía creer. Él que tanto había menospreciado a los perros se encontraba ahora hablando maravillas de su perra: buena, tranquila, juguetona, llena sus vidas y les alegra el día a día.

Con su mujer, Maya tenia un sexto sentido especial y siempre que la enfermedad le hacía tener un mal día la perra se sentaba junto a ella apoyando su nariz en el brazo. “Un perro es la mejor medicina que un enfermo puede tener”, dijo el doctor. Y parece que es cierto porque no hay día que Maya no consiga sacarle una sonrisa a su mujer.

Y para qué hablar de las niñas, que continuamente están disfrazándola para hacerse fotos con su perrita. Esa perrita que siempre que las ve llegar tristes del colegio las recibe con saltos y consigue hacerles olvidar lo que tanto les preocupaba. Y todo lo hacía sin pedir nada a cambio.

Era increíble lo que Maya había conseguido, y más aún con él que había cambiado completamente su idea sobre los perros. Cómo sería que ahora se estaba planteando si incorporar un nuevo perro a la familia que pueda convertirse en el compañero inseparable de Maya.


labrador jugando pelota



Comparte este artículo


Artículos relacionados
¿Qué opinas de este artículo?

Volver al blog

¡NO TE PIERDAS NADA!

Suscríbete a nuestra newsletter y siempre estarás al tanto de las últimas novedades de DOGKING