LA CRIPTORQUIDIA EN LOS PERROS


Se dice que un perro es criptórquido cuando en su desarrollo sexual uno o ambos testículos no se posiciona correctamente en la bolsa escrotal. Cuando esto se detecta, es importante acudir al veterinario ya que puede presentar problemas severos si no se soluciona a tiempo.
Tema: Veterinaria - Autor: DOGKING

DOGKING, La criptorquidia en los perros

Criptorquidia: cuando no se va a la par

En su crecimiento, el órgano sexual del perro comienza a ser más visible a partir de las 8 semanas de edad, cuando los testículos, aún en desarrollo, descienden desde el abdomen hasta el espacio escrotal ocupando su posición normal en la anatomía del perro.

Si hay una alteración en este proceso y uno o ambos testículos no se han desarrollado correctamente hasta colocarse en su lugar, podremos observarlo a simple vista a partir de los 3 meses o mediante palpación.

Una vez lo llevemos al veterinario, él podrá decirnos si se trata de un criptórquido inguinal, es decir, que el testículo se ha quedado a medio camino de su descenso hasta el escroto, o si es un criptórquido abdominal, que es cuando el testículo permanece en el abdomen sin iniciar su descenso.


DOGKING, La criptorquidia en los perros
PROBLEMAS DE LA CRIPTORQUIDIA

El problema de la criptorquidia va más allá de lo estético y puede comportar serios problemas veterinarios ya que el testículo no descendido suele presentarse atrofiado y no funcional, lo que puede acabar tumorándose. Además, los criptórquidos abdominales tienen tendencia a sufrir una rotación testicular, que produce un dolor tan intenso que el perro que lo padece debe ser operado de urgencia.

Es por ello que cuando se da la criptorquidia, lo más recomendable es la extirpación de los testículos no descendidos y aprovechar dicha intervención para realizar la esterilización del perro. En este caso, la esterilización será rutinaria si se trata de un criptórquido inguinal cuyo testículo permite ser desplazado hasta la zona escrotal. En caso contrario, se requerirá hacer una incisión en el abdomen y habrá que ir palpando hasta localizar el testículo abdominal. Tras ser extraído, se realiza la esterilización rutinaria a través del escroto.

En cuanto a la recuperación, si se trata de un caso inguinal no suele tardar más de 2 días para ver a nuestro perro con un ánimo natural, tiempo que se duplica cuando se trata de un criptórquido abdominal. Igualmente, ambos casos requerirán los cuidados y mimos de su familia para volver a disfrutar cada día al máximo.



Comparte este artículo


Artículos relacionados
Comentarios

ZULJAY

Hola! Este artículo me ayudó con algunas de mis dudas, pero quisiera saber si un cachorro con esta situación en un solo testiculo pudieran dejarle en su lugar el testiculo descendido y bueno. Tengo un maltés de 9 meses y quisiera que tuviera cría si es posible, no quisiera quítarle su testiculo bueno. Que me recomiendan Estamos planeando la operación para septiembre. Saludos!
¿Qué opinas de este artículo?

Volver al blog

¡NO TE PIERDAS NADA!

Suscríbete a nuestra newsletter y siempre estarás al tanto de las últimas novedades de DOGKING